Las Declaraciones Unilaterales de Independencia en el Derecho Internacional

José Gabriel Pino Gagliardo

José Gabriel Pino Gagliardo

Compartir Boletín


Regresar

Las declaraciones de independencia territorial han sido un acontecimiento común a través de la historia, especialmente dentro del siglo XX debido a sus dos guerras mundiales junto con el proceso de descolonización de Estados de África y Asia que les siguió. Actualmente, se están llevando a cabo varios intentos de independencia por parte de grandes comunidades, entre estos resaltan casos como el independentismo catalán y la campaña política de secesión del estado de California conocida como “Yes California”, cada uno con el propósito de separarse de sus países respectivos. En lo que respecta a estos complejos procesos políticos cabe aclarar que, si bien algunos son declarados como inconstitucionales dentro de sus normativas nacionales, la secesión unilateral no es un proceso prohibido dentro del Derecho internacional, esto se debe a que no existe ninguna normativa internacional que se encuentre vulnerada por esta declaración.

Las instituciones que tratan el Derecho internacional se encargan de proteger la integridad de los Estados, esto incluye su soberanía territorial la cual se encuentra reconocida en el Artículo 2, párrafo 4 de la Carta de las Naciones Unidas. Debido a que la separación de una comunidad perteneciente a un Estado afectaría indudablemente el territorio de este, se podría decir que la secesión unilateral violaría el principio de integridad territorial, sin embargo, esto no es estrictamente cierto si analizamos el principio de manera más detallada. El principio de integridad territorial afirma que los Estados miembros de la ONU deben abstenerse de realizar cualquier conducta que pudiera afectar la independencia política de un Estado; como complemento a esta afirmación, la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en su opinión consultiva sobre la situación de Kosovo (2010) declaró que: “El alcance del principio de integridad territorial se limita al ámbito de las relaciones entre los Estados” (párrafo. 80.). Con respecto a dicha afirmación, podemos argumentar que la normativa sobre integridad territorial tiene un carácter obligatorio para los Estados ya existentes, mas no para las entidades que están buscando su independencia, ya que estas no se encuentran todavía obligadas por los deberes de los Estados miembros. Este deber se vuelve obligatorio para la comunidad que se independiza una vez que se haya convertido en un nuevo Estado, sujeto de derechos y obligaciones conferidas por el Derecho internacional.

Aunque este razonamiento sobre la legalidad de la secesión unilateral parece estar basado únicamente sobre el principio de “todo lo que no está prohibido está permitido”, existe un propósito más relevante por el cual se lo debe interpretar de esta manera. En el caso de que no se reconociera la independencia de Estados, la comunidad internacional como la conocemos se mantendría igual para siempre, sin la posibilidad de que surjan nuevos Estados por necesidades de libertad. Tan solo con revisar la cantidad de miembros de las Naciones Unidas a través del tiempo se puede notar el impacto que ha tenido la independencia de Estados, un año después de su fundación la organización contaba con 55 miembros; más adelante, después de la redacción de la resolución 1514 (XV), también conocida como la “Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales”, la comunidad internacional se conformó de 104 miembros para el año 1961; actualmente, la organización cuenta con 193 miembros más dos Estados no miembros que participan como observadores.

Es importante aclarar que las secesiones unilaterales no siempre son reconocidas por la comunidad internacional, la Comisión de Derecho Internacional en su redacción del texto: “Responsabilidad del Estado por Hechos Internacionalmente Ilícitos “, ha dejado claro que los Estados están obligados a no reconocer situaciones que resulten de una grave violación a las normas del Derecho internacional. Esto aplicaría a los casos en los que una comunidad logre independizarse de su Estado con la ayuda de otro Estado, lo cual estaría en contra de la prohibición de los Estados miembros de intervenir en la integridad territorial de los demás miembros, tomando como ejemplo la situación de Crimea y su incorporación a la Federación Rusa.

Gracias a interpretaciones como esta podemos adquirir un mejor entendimiento sobre la necesidad del Derecho internacional, debido a que al tener interpretaciones sobre la ley ajenas a las de nuestras normativas nacionales, contamos con una perspectiva diferente sobre lo que debemos considerar como justo.

José Gabriel Pino Gagliardo
Estudiante
Facultad de Derecho UEES

Admisiones 2019

Ingresar