¿Control Administrativo de la Jurisdicción?

Milton Velásquez

Milton Velásquez

Compartir Boletín


Regresar

El título de la obra se presenta como una inversión del tan estudiado “control judicial de la Administración”, planteando una pregunta ¿es posible que exista una fiscalización de la labor de los jueces por parte de un Consejo de la magistratura, que en ciertos países ejerce exclusivamente función administrativa?

La contestación no resulta sencilla; y es por ello que la investigación contenida en el libro se presenta en cinco partes. El primer capítulo explica la labor de administrar justicia desde tres dimensiones: como función estatal, como poder organizacional y como servicio público. Como es fácil inferir, el análisis comienza desde nociones clásicas como la separación de poderes y el sistema de frenos y contrapesos, procurando un enfoque histórico que permita verificar el desarrollo de la cuestión en España y en Ecuador. En este discurso se encuentra la explicación que sustenta en el ejercicio comparativo específico entre estos dos países. Más allá de sus evidentes conexiones históricas, su estructura de administración de justicia actual contiene caracteres muy semejantes, entre los que destacan la fuerte aplicación del principio de unidad jurisdiccional, la existencia de Consejos de la Magistratura encargados de la “administración de la administración de justicia” y, principalmente, el modelo de magistrado burócrata que impera en su sistema de justicia. Dicho modelo de magistratura es común en los países herederos del derecho continental europeo y está íntimamente ligado con la concepción que tenemos del funcionario en general.

A partir de dichas construcciones dogmáticas e históricas, el segundo capítulo analiza tres características fundamentales de todo juez: la independencia, imparcialidad y responsabilidad. Las dos primeras nociones, pese a las constantes confusiones de cierta literatura, tienen orígenes y características diferentes, pero íntimamente interconectadas. Mientras la independencia procura proteger al juez de toda presión indebida al momento de adjudicar una decisión, la imparcialidad se enfoca en el afecto o desafecto (o en su apariencia) que el juez pueda tener hacia las partes. En la otra orilla, la responsabilidad – esa consecuencia por la trasgresión de un deber – pertenece al concepto mayor de accountability y se materializa en las diferentes tipos de responsabilidad: civil, penal, política, social y, desde luego, disciplinaria. Este capítulo prefiere dejar el análisis de la responsabilidad disciplinaria in extenso para el resto de la obra.

El tercer capítulo pretende una transición desde las nociones básica de derecho administrativo sancionador al especial derecho disciplinario judicial, pasando como no puede ser de otro modo por el derecho disciplinario. Las construcciones doctrinarias penales y administrativistas son analizadas desde el enfoque particular estudiado. La búsqueda de un fundamento para la específica potestad disciplinaria judicial es parte central del discurso, apartándose de las anacrónicas nociones de relación especial de sujeción. Finalmente, dicho apartado cierra con un detalle de los principios más trascendentes de esta responsabilidad.

El cuarto capítulo es esencialmente descriptivo, mostrándonos los regímenes disciplinarios regulados en la Ley Orgánica del Poder Judicial española y el Código Orgánico de la Función Judicial ecuatoriano, desde sus aspectos subjetivos (los intervinentes), objetivos (los tipos sancionatorios y las sanciones) y formales o procedimentales. A partir de aquí se plantea una clasificación de las infracciones disciplinarias en: estatutarias, de idoneidad y funcionales. Éstas últimas son las íntimamente ligadas a la labor fundamentales de jueces.

Finalmente, el último capítulo divide dichas infracciones funcionales en una nueva clasificación, que nos permite extraer los tipos disciplinarios direccionados a un control de contenido de las decisiones judiciales, núcleo central de la independencia funcional de jueces y magistrados. Pese a que existen opiniones divergentes en la literatura, éste es un espacio polémico y peligroso. El libro cierra con fuertes críticas a esta posibilidad, enfocadas principalmente a aspectos de conformación del Consejo de la Magistratura, de tipicidad de las infracciones y de legitimidad, exigiendo estas últimas la necesaria participación previa de órganos judiciales para el reproche disciplinario por el contenido de una sentencia o auto judicial.

Dr. Milton Velásquez Díaz
Docente
Facultad de Derecho UEES

Admisiones 2019

Ingresar